martes, 26 de octubre de 2010

Una pesadilla no tan pesadilla

Anoche tuve un sueño de esos que si pasarían en realidad sería un terrible quilombo. Pero en el "ámbito sueñístico" no fue tan asi. Lo que soñé, básicamente fue que estaba con alguien (no me pregunten con quien/es porque no me acuerdo) y cuando miro a la luna se ve como una franja de fuego que la atraviesa de punta a punta, y de repente se va. Osea: nos quedamos sin nuestro satélite natural.
Esto seguramente tiene que ver con que hace un par de meses vi un documental en el que se planteaba el dilema de lo que pasaría si la luna de repente desaparece. De pasar en realidad sería catastrófico, a tal punto de poder acabar con la vida en nuestro planeta. Es un proceso lento, pero letal.
Si esto sucediera, todos y cada uno de nosotros sabríamos gracias a los noticieros que el fin se acerca. Como es lógico, existirán 2 grupos de personas bien diferenciados: los que entran en pánico, y los que deciden disfrutar de los últimos días de vida. En mi sueño, y como creo que yo sería en realidad, me incluyo en el segundo grupo. De ahí sale lo de que en realidad lo que tuve no fue una pesadilla. De hecho, fue un gran sueño...
Pero seguramente se estarán preguntando (en realidad no creo, pero es mi blog y los obligo a que se hagan esta pregunta):


¿Que pasaría si de repente desaparece la luna?

Antes que nada, y para que no anden con una razón como para entrar en pánico, aclaro que, al menos hasta ahora, no se conocen razones ni causas como para que algún objeto simplemente y así como así desaparezca. Por lo tanto tampoco sucederían las siguientes consecuencias:

Cielo raro:
Es lógico, no veríamos nunca más nuestra luna. Unas cuantas especies animales dependen de la "luz lunar" para salir a cazar durante las noches. Además muchos poemas, pasajes de películas/novelas, noches románticas, etc.. no tendrían sentido.


Mareas locas y tsunamis:
Quienes hayan estado en ciudades con playas, quizás notaron que en diferentes momentos de un mismo día el mar está mas lejos (o se ve mas arena, como quieran verlo) o mas cerca (menos arena). Ésto es lo que se conoce como marea baja y marea alta respectivamente.

El fenómeno de las mareas responde a la influencia de 2 objetos sobre nuestro planeta: el Sol y, especialmente, la Luna. Lo que hacen éstos objetos es, a través de sus fuerzas gravitacionales, atraer a la Tierra hacia ellos. El problema es que nuestro planeta es una enorme piedra sólida muy difícil de atraer, por lo que la gran masa líquida es lo mas influenciable por dichas fuerzas.
Lo que pasa entonces, es que las mareas van a ser altas en aquellos lugares del mundo que estén "mirando" al Sol y a la Luna como si fuera que un hilo atrae las aguas oceánicas hacia esos objetos celestes. No hace falta decirlo, pero en los otros lugares del mundo, las mareas van a ser bajas. Acá dejo una imagen de ésto.
Ni idea que significan "B""A" y "u", pero aqui se ve un poco mas gráficamente lo que acabo de explicar:




Por lo tanto, si la luna nos abandona se "corta" ese hilo que atrae las aguas hacia el satélite, haciendo que la gran masa oceánica se reacomode respondiendo solamente a la marea solar, y provocando así varios tsunamis en prácticamente todo el mundo. Desconozco que tan graves serían esos tsunamis pero indudablemente causarían unos cuantos problemas en casi todas las ciudades costeras del planeta.

Estancamiento de las aguas:

Un problema derivado del anterior, es que al desaparecer las mareas lunares (y al ser las solares mucho mas débiles), las aguas marítimas se verían mucho mas tranquilas y estancadas, perdiendo las orillas su sistema de limpieza natural mediante el avance y retroceso de las aguas.

También, tanto las bacterias, como el plancton y toda la fauna microbiológica no se movería ni diseminaría, afectando la cadena ecológica porque varios animales más grandes se alimentan de ellos (y nosotros, de esos peces mas grandes).


Cambios climáticos graves:

Quizás la pregunta lógica sea: "Si la luna no emite ni calor ni frío, ¿como interfiere en nuestro clima?". La respuesta es que interfiere. No tan directo como aumentar o disminuir la temperatura, pero interfiere. Y no es tán fácil de ver.

En la escuela nos enseñaron que la Tierra tiene 2 movimientos: Traslación (alrededor del sol) y Rotación (sobre su propio eje). Bueno, en realidad hay 3 movimientos mas: El Bamboleo de Chandler, la Precesión y la Nutación. Vamos a olvidarnos del primero porque aún no se sabe mucho de él, y al parecer la luna no posee ningún efecto sobre este movimiento. Pero veamos los otros 2:

El movimiento de Precesión es el movimiento asociado con el cambio de dirección en el espacio que experimenta el eje instantáneo de rotación de un cuerpo. No se entendió, ¿no?. Bien, para ver esto tenemos que tener en cuenta que la Tierra posee una inclinación del eje de Rotación con respecto al Sol de unos 23º como se ve en la siguiente imagen:





Entonces, tenemos un eje de rotación inclinado que hace que el ecuador terrestre esté inclinado unos 23º con respecto al Plano de la eclíptica, que vendría a ser la dirección directa en que el Sol ilumina a la Tierra (ver enlace para mas detalles). Si trazamos en nuestro planeta un eje en forma perpendicular al Plano de la eclíptica (este eje es conocido como Polo de la eclíptica), veremos que el eje de rotación del planeta, además de girar sobre sí mismo, a su vez va "rodeando" este eje perpendicular que hemos trazado. Esa "rodeada" es lo que se conoce como el movimiento de Precesión del planeta.
Este movimiento es fácil de ver cuando hacemos girar un trompo: a medida que va perdiendo fuerza se va "cayendo", y su eje de rotación (que en el trompo lo distinguimos con su palito de arriba) empieza a girar rodeando el centro de la base del trompo. Este bamboleo de su "palito de arriba" con respecto a la base es la precesión del trompo. Algo así es lo que pasa con la Tierra y su eje de rotación respecto al polo de la eclíptica.

Ahora bien, este movimiento se ve afectado por el movimiento de Nutación, que en el caso de la Tierra es la oscilación periódica del polo de la Tierra alrededor de su posición media en la esfera celeste. En otras palabras, es una especie de vibración que existe entre el eje rotacional de la Tierra, y el Polo de la eclíptica (el que hemos trazado anteriormente para ver el movimiento de precesión).
En la siguiente imagen, se observan los movimentos de Rotación, Precesión y Nutación:





Éste movimiento de nutación se da debido a las fuerzas externas de atracción gravitatoria entre el Sol y la Luna con la Tierra. ¿Se entiende a dónde quiero llegar?

Entonces, volviendo para atrás: La luna afecta el movimiento de Nutación, que a su vez influye en el de Translación. Todo ésto es hoy un sistema armonioso que hace que todos los años tengamos 4 estaciones que comienzan en la misma parte/época del año, que los polos sigan siendo polos, y el trópico siga siendo el trópico. Imaginemos entonces que de repente desaparece la luna:

- El movimiento de Nutación solo se vería afectado por el Sol, por lo que se modificaría significativamente.

- Esto haria que el movimiento de Traslación prácticamente enloquezca, haciendo que el planeta se bambolee descontroladamente.

- El eje de rotación perdería su inclinación, haciendo los días prácticamente irreconocibles.

- En pocos años de diferencia, los polos podrían pasar a ser zonas tropicales y viceversa.
- Épocas de calentamiento y enfriamiento global se sucederían muchísimo más rápido de lo que lo hacen ahora.
- Algo mas que se nos esté escapando y no nos damos cuenta.


¿Ahora se ve como es que la Luna interfiere en nuestro clima?

Entonces:
Si la luna desapareciera, a corto plazo (ése mismo día) se producirían una serie de desastres naturales. En el mediano plazo (100 años, quizás) la Tierra se volvería un lugar muy poco agradable para habitar. De hecho, varias especies ya se habrían extinguido, aunque dudo que la raza humana sea una de ellas. De todas maneras, el numero de personas vivas en el planeta sería muy bajo, y con las peores esperanzas para el futuro de la especie. Su supervivencia dependerá del buen uso que se haga de los recursos y las herramientas disponibles. Pero en el largo plazo (500 años) imagino que ya no existirá el ser humano, y sólo seguiran vivas aquellas especies que tengan la capacidad de adaptarse a esos drásticos cambios de clima en tan poco tiempo.

Cabe aclarar que la Luna se está alejando de la Tierra unos 3,8 cm al año pero a no desesperar: antes de que las fuerzas gravitacionales sean lo suficientemente débiles como para que la luna "se valla", vamos a ser absorbidos por el Sol, pero eso va a pasar dentro de un par de miles de millones de años.


Por último, y aunque tenga poco que ver, en mi sueño al poco tiempo de ver esa imagen de la luna y sabiendo la que se venía, me dediqué a viajar por todos lados, y "a donde me llevara el viento". Es lo que indudablemente haría si llegara a pasar todo esto en la vida real.
Vos... ¿Me acompañarías?



No sólo un cascote más



1 comentario:

  1. Me llevó un par de dias escribir todo.. el estudio me trae mal

    ResponderEliminar