lunes, 19 de julio de 2010

Gracias, Negro!

A 3 años de su desaparición física, que mejor que recordarlo con algunas de sus frases y chistes?


Era domingo y el parto había sido normal, salvo por un detalle: el bebé resultó negro y canalla. El 26 de noviembre nace en Rosario (Argentina) Roberto Fontanarrosa -El Negro- humorista gráfico, escritor e hincha de Rosario Central (...) En mi niñez fue todo normal, todo común, sin catástrofe, sin privaciones terribles y sin acontecimientos sobresalientes. Mi niñez no da ciertamente para escribir una novela angustiante. Ni da tampoco para una historieta.


Sobre la calvicie:
Uno la percibe pero no le da mucha importancia porque piensa que nunca va a llegar a la calvicie total. Por otro lado, no se puede hacer nada. Esos tratamientos de insertar cabello por cabello es como si te hicieran una transfusión de sangre glóbulo por glóbulo.


En un chiste tuyo, una señora le decía a una amiga: “A mí no me gusta el fútbol, pero voy a la cancha porque en una de ésas hay un gol y mi marido me abraza”. ¿Tu mujer nunca te dijo eso? No, no. Hay un libro que se llama “Fiebre en las gradas”, de un inglés fanático del Arsenal llamado Nick Hornby, que es muy claro. El decía que no hay que ir a la cancha con un chico ni con una mujer, porque no se puede prestar atención a dos cosas al mismo tiempo. Van a patear un corner y el chico quiere ir al baño. No se puede.


Sobre la primera vez que fue a la cancha: Uno contra Tigre que me llevó mi viejo. Medianamente se recuerda porque fue una goleada muy grande de Central. Al final uno se da cuenta de que, en general, te toca debutar como espectador en uno de esos partidos intrascendentes.







- Así que estás deseando un domingo compartido, mi amor?
- Claro. Con partido. Yo si no hay fútbol me aburro.


- Y mi único vicio son las mujeres. Pero podemos incluirlo entre los vicios menores.
- ¿Menores?
- Si, menores de 18 años


Es que cuando me dijo que iba a comprarse un guardapolvos no pensé que serían preservativos.

La mujer le dice al esposo: “Querido, ya llevamos 18 años de casados”. El tipo le contesta con otra pregunta: “¿Y falta mucho?”




Frases de Inodoro Pereyra:


Soy Pereyra por mi mama, e Inodoro por mi tata, que era sanitario

Estar solo no es nada, lo malo es darse cuenta.

Dios, dame paciencia... ¡pero ya!

- ¿Y usted cómo se gana la vida?
- ¿Ganar? De casualidá estoy sacando un empate.

Vago no, quizá algo tímido para el esjuerzo.

- Pereyra, míreme a la cara.

- ¿Por qué este castigo, Eulogia? ¿Por qué tanta crueldá?

- Estuvo divertido el pesebre viviente este año, Mendieta.
- Bien la vaca. Algo sobreactuado el burro.


- Dígame don Inodoro ¿usté está con la Eulogia por alguna promesa?
- Uno se deslumbra con la mujer linda, se asombra con la inteligente... y se queda con la que le da pelota.

Yo no quiero ser irrespetuoso, Eulogia, pero lo que ha hecho Tata Dios con usté es abuso de autoridá.

Soy crítico meteorológico, señor. La tormenta de anoche: "Floja iluminación de los relámpagos, yuvia repetida, escenografía pobre y pésimo sonido de los truenos en otro fiasco de esta puesta en escena de Tata Dios. Una típica propuesta de verano, liviana, pasatista, para un público poco exigente".

- Mendieta, ¿la alpargata es un zapato corrector?
- No lo creo, Inodoro.
- Porque mi tata me corregía a alpargatazos.

Eso de "hasta que la muerte los separe" es una incitación al asesinato.

Acepto que la Eulogia es fulera, pero es de las que demuestran la belleza por el absurdo.

- ¿No andará mal de la vista, don Inodoro?
- Puede ser, hace como tres meses que no veo un peso.




Para terminar, su magnifica presencia en el Congreso de la Lengua, en Rosario:
















De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No me interesa demasiado la definición que se haga de mí. No aspiro al Nóbel de Literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: «Me cagué de risa con tu libro».

1 comentario:

  1. Indudablemente el unico defecto de este tipo, es que fue muy canalla

    ResponderEliminar